Santa Catalina, el PIB y los cuidados

483px-Barna_da_Siena._Mystic_Marriage_of_st_Catherine._Boston_MFADiario de una buena vecina no es ni de lejos la mejor novela que he leído. Ni siquiera es la mejor novela de Doris Lessing que he leído. Pero seguramente es una de las que más me ha hecho pensar.

La novela se desarrolla en la Inglaterra de los primeros años ochenta a través de sucesivas entradas en el diario de Janna, una viuda de mediana edad que trabaja como editora en una revista dirigida a mujeres. Janna es culta, independiente, tiene dinero y éxito profesional. Pero su vida se ve transformada por una relación, inesperada y no particularmente deseada, con Maudie, una anciana de clase obrera pobre y con crecientes dificultades para valerse por sí misma.

Sin saber muy bien por qué Janna empieza a cuidar de Maudie: le hace la compra, limpia su casa, la asea, la lleva al médico, a visitar a sus parientes, realiza sus gestiones administrativas… Es una tarea agotadora sin el menor reconocimiento. La antítesis misma de su trabajo remunerado. Ayudar a Maudie no tiene nada de divertido. Al contrario. Es casi siempre irritante y en ocasiones sencillamente repugnante. A veces Maudie se muestra hostil y antipática, nunca agradecida. Sigue leyendo