Ser muchos y sufrir poco (o confesiones de un abstencionista que ha avalado la candidatura Podemos)

Recuerdo una conferencia de Agustín García Calvo en el Ateneo de Madrid. Durante el turno de preguntas un hombre le recriminó la oscuridad de su argumentación. “No he entendido nada…”, empezó a decir. García Calvo no le dejó seguir. “¡Me ha entendido perfectamente!”, le gritó. Me gustó mucho porque creo que algo así deberíamos decir la gente de izquierda. Pero no a los demás sino a nosotros mismos: ¡Nos entienden perfectamente!

La izquierda se ha convertido en una tradición política para héroes morales e intelectuales. Pensamos que lo que necesita esa gente ilusionada con el partido del domingo o con un concierto de David Bisbal es un buen par de hostias o un seminario intensivo sobre Toni Negri. Tenemos que romper con esa herencia envenenada. Porque es exactamente al revés. Rosa Díez dijo que millones de españoles son de UPyD y no lo saben. Tiene razón. Pero también hay millones de anticapitalistas que aún no saben que lo son. De hecho, son las mismas personas. Vivimos un momento extraño en el que se puede estar a punto de ser anticapitalista o de UPyD. De nosotros depende hacia donde se incline la balanza. Porque hoy las aspiraciones del común de las personas son profundamente subversivas. Fundar un hogar, cuidar de nuestra familia y de nuestros amigos, adquirir un oficio, ser respetados por nuestros iguales, aprender y crecer como ciudadanos libres… Todo ello obliga a transformar de arriba abajo el mundo que conocemos. El mero sentido común nos enfrenta a los dementes trajeados que desde los parlamentos y los consejos de administración tratan de arrasar nuestras vidas.

Hace unos días, mi dentista me explicaba que me iba a poner un tipo de empaste que ya no se usa mucho pero que ella consideraba preferible en mi caso. Me contó que las empresas farmacéuticas constantemente sacan productos nuevos de eficacia discutible. La mayoría ofrecen mejoras estéticas, aunque suelen ser peores desde el punto de vista médico. La industria se aprovecha de nuestra necesidad de parecer inmunes al paso del tiempo, del rechazo de nuestra propia fragilidad, me dijo en tono reflexivo. Somos gallinas ponedoras, concluyó, lo único que importa es que sigamos produciendo un día más, como si nada pasara. Allí tumbado, atontado por el sonido del torno y la anestesia, pensé que si la izquierda no es capaz de convencer a alguien como mi dentista de que nuestro proyecto político es también el suyo, entonces no nos merecemos la oportunidad de cambiar las cosas.

Rafael Barrett, un escritor anarquista de principios del siglo XX, recordaba así al monarca que reinó mientras se desarrollaba la Revolución Francesa: “Luis XVI acostumbró desde adolescente a consignar en un cuadernito los acontecimientos diarios. Nada tan sugestivo como la ausencia mental de este desgraciado, que nunca se enteró de lo que pasaba en su país. La ocupación favorita del Rey era la caza. Según las estadísticas que él mismo preparaba, Luis XVI mató en trece años 189.251 piezas y acostó 1.274 ciervos; el 28 de junio de 1784 mató 200 golondrinas. Anota en su diario los 43 baños que le recetan en 26 años, dos indigestiones, varios resfríos y ataques de hemorroides. Cuando no hay caza, audiencia ni indisposición, se contenta con escribir: Nada. Las convulsiones de Francia no llegan hasta él. En todas las fechas famosas de 1789 y de 1791 se encuentra en el cuadernito la sempiterna palabra: Nada”.

Llevamos tres décadas dejando que políticos, empresarios y medios de comunicación anoten en nuestros diarios “nada”. En cada debate, en cada editorial, en cada telediario siempre lo mismo: “nada”. Al final nos lo hemos llegado a creer y nosotros mismos nos lo decimos: nada, nada, nada… Pero, ¿y si ya hubiese pasado? ¿Y si la Bastilla ya hubiese sido tomada y sencillamente necesitáramos creérnoslo? Casi siempre nos olvidamos de cómo estaban las cosas hace apenas cuatro años. Hoy hablamos y pensamos de una manera distinta. Mi panadera sabe lo que es un escrache, mis vecinos jubilados odian a los banqueros, en el parque infantil se habla de huelgas…

Necesitamos que esa energía anegue las instituciones. Nos encontramos en una situación inempeorable para ello, es verdad. El poeta Antonio Gamoneda me habló una vez, en tono muy irónico, de su participación en un grupúsculo antifranquista en el León de los años cincuenta: “Éramos pocos, pero sufríamos mucho”, me dijo riendo. Es un excelente resumen de la historia reciente de la izquierda.

Dice mucho del estado de la democracia que nuestra mejor opción sea la candidatura de un tertuliano con coleta. No hace falta que nadie me lo recuerde. Soy abstencionista, nunca he votado excepto en contra de la Constitución Europea. Así que tengo todo un cargamento de argumentos cínicos en contra de Podemos. En realidad, sólo tengo un motivo a favor, aunque increíblemente poderoso: está funcionando.

Sí, está funcionando. De una forma desordenada, abrupta, contradictoria, fea, como todos los procesos políticos importantes. A mí me basta. El entusiasmo, no sólo el miedo, debe cambiar de bando. Necesitamos ser muchos y sufrir poco.

Anuncios

27 pensamientos en “Ser muchos y sufrir poco (o confesiones de un abstencionista que ha avalado la candidatura Podemos)

  1. Pingback: La ilusión va a cambiar de bando | EstaciónSur

  2. Buenísimo César.
    De hecho, la lectura me ha animado a darle forma (rápida y algo deslavazada) a varias cosas que llevaba tiempo maquinando y que encuentran en Podemos una pista de aterrizaje tangible y posible.
    Con otras palabras y desde otros caminos, llego a la misma conclusión-deseo que tú: para que el mundo cambie de base, la ilusión y no solo el miedo deben cambiar antes de bando. http://estacionsur.wordpress.com/2014/02/10/la-ilusion-va-a-cambiar-de-bando/
    ¿Será esta una de esas raras excepciones en las que internet genera simulacros de diálogos constructivos y no solo una mera acumulación de monólogos inconexos? 😉

    • A Cesar ya le felicité por su texto. Me gustó como se publicó en http://www.Rebelión.org como debate con Ángeles Díaz que rechaza el proyecto. Necesitamos esas críticas para intentar que el proyecto Podemos pueda consolidarse y aportar herramientas a quien duda o rechaza para que se ilusione porque como dices de forma perfecta en tu texto..”No hay mayor crisis que nuestra incapacidad colectiva para imaginarnos futuros alternativos a la mera continuación (y profundización) de lo que ya conocemos y sufrimos a diario.”
      ¿Puedo subir a facebook http://estacionsur.wordpress.com/2014/02/10/la-ilusion-va-a-cambiar-de-bando/?

      • Por supuesto! Adelante con la difusión, que me llena de orgullo y satisfacción, que diría aquel… 🙂
        Y estoy contigo, las críticas son fundamentales: Podemos se plantea (o al menos yo así lo siento) como un espacio de confluencia, convergencia y construcción colectiva, no como un sujeto ya dado. En esa calidad de marco de acción, será lo que de él hagan quienes de él participen, de ahí que las críticas constructivas que busquen identificar fallas y resolver desafíos, sean condición sine qua non para que el proyecto viva y avance.

  3. Pingback: Ser muchos y sufrir poco (o confesiones de un abstencionista que ha avalado la candidatura Podemos)

  4. Una buena demostración de las patrañas fanáticas de los ultrasocialistas con la medicina privada: porque ese dentista no es un asalariado del estado español, sino un particular que se lucra arreglando bocas ¿Y cómo usted, don neocomunista, se pone en manos de un empresario privado que convierte su salud bucal en un negocio (¡escándalo! ¡¡cobran dinero sin ser funcionarios y su negocio nefando depende de la voluntad de cada paciente!!!), cuando llevan dando la brasa con la demonización de todo servicio que no es prestado por asalariados mercenarios del estado español con plaza en propiedad privada? ¿Podrá la izquierda convencer a los dentitsas privados y a sus clientes de que el paternalismo funcionarial y la prohibición de la libertad de contrato entre el dentista privado y el paciente es lo que a ellos dos les conviene? ¡ Cómo si los medicos funcionarios no fuesen igual de corrompibles por las farmacéuticas! Antes podrán los de UPyD convencer a la población d eque la sanidad “gratuita” – o sea, pagada con impuestos para sostener el lucro de los funcionarios- es compatible con la libertad del paciente pRA elegir entre asalariado del patrón-estado español o ese dentista. Usted que tiene ese odio fanático a Milton Friedman tendrá que reconocer que la politica d elibertad de elegor con cheques permitiría a un pobre acudir a ese dentista PRIVADO en su NEGOCIO DE LA SALUD que se ha lucrado arreglaándole la boca e iluminándole con su ética profesional.
    Gracias Rendueles, en serio: jamas me habia reido tanto viendo como sin darse cuenta acaba usted de refutar todo el odio goebelssiano de la izquierda contra la medicina privada, y qacaba usted de ponerse en evidencia como alguien que no se corta un pelo en ejercer la libertad de elección sobre sus propios asuntos, eligiendo a un mercader de la salud dental. Si es que los antiliberales solo lo sois con la libertad de los demás, no con la vuestra. d ela misma manera que solo sois democratas si en la votacion asamblearia ganan vuestras preferencia -como prohibir los supermercados o los coches-, pero no las preferencias que no os gustan -como vivir en tipis o prohibir la egoista, ecologicamente insostenible e insolidaria reproducción de nuevos seres por parte de irresponsables y grimosas jovenes parejas

    Para más refutaciones del fascismo PATERNALISTA antiprivado en relación a los dentistas españoles -por lo general buenos profesionales de precios asumibles, que ademas no les queda otra que hacerlo bien porque no son funcionarios que pueden despreciar al cliente-súbdito (al que llaman ciudadano porque paga impuestos sí o sí y puede votar con un poder real de uno entre millones,- véase a Juan Ramón Rallo. adviertase que con una politica de libertad posotiva de eleccion individual la falacia sobre los pobres que no pueden pagar se desmonta-porque los pobre spodran elegir entre diferentes prestadores del servicio, no solo a aquellos que tienen el lucro asegurado en tanto funcionarios, por incompetentes que sean.

    http://vozpopuli.com/blogs/3995-juan-r-rallo-la-sanidad-si-debe-ser-un-negocio-libre-y-lucrativo

    • ¿Este señor no sabe que la sanidad pública sólo cubre la extracción de piezas a los adultos?. A buenas horas iba yo a ir a un privado.

  5. Me gusta el texto pero me sorprende el final, es como esas películas que dan un giro inexplicable al final y te dejan con la sensación de que todo había sido un mal truco. Rendueles, Podemos funcionará en las mentes de los militantes de Izquierda Anticapitalista y la gente de su entorno, que no son por cierto, los perdedores del capitalismo.

  6. Pingback: Entrevista a Pablo Iglesias: "No es izquierda o derecha, es dictadura o democracia" - Iniciativa Debate Público

  7. Pingback: Entrevista a Pablo Iglesias: “No es izquierda o derecha, es dictadura o democracia” | ECO SOCIAL...OJO CRÍTICO

  8. Pingback: Entrevista a Pablo Iglesias: “No es izquierda o derecha, es dictadura o democracia” | Procés Constituent

  9. Pingback: Entrevista a Pablo Iglesias: "No es izquierda o derecha, es dictadura o democracia"

  10. Me parece muy interesante todo lo que planteas, César, si se presentara alguien como tú no tendría ninguna duda, una iniciativa así es necesaria. “Podemos” tiene idéas potentes pero sus lideres… Pablo Iglesias (glups), Juan Carlos Monedero (un megalómano que se acuesta sistemáticamente con sus alumnas o lo intenta) ¿en serio la renovación es eso? Menuda panda…

  11. El programa de Podemos
    La verdad es que para los promotores de Podemos el programa no ocupa un lugar preponderante. Según Monedero (cine Palafox) “los programas valen lo que la honestidad de quienes los han de poner en marcha…como Pablo”. Además, “se hacen viejos enseguida”. Pero lo que no contábamos es que el programa inicial de Podemos (“Mover Ficha”) se hiciera viejo en sólo cinco semanas, sustituído por un tecnocrático “borrador” que Monedero y “un grupo de profesionales de distintos ámbitos” (cuyos nombres desconocemos) acaban de hacer público para ser enmendado y luego votado por Internet.

    De entrada, el “borrador” asume abiertamente que no hay más terreno de juego que la UE y la eurozona, que la política debe adaptarse a sus reglas y que sólo queda la vía de su reforma desde dentro. Nos hablan de la “reforma del Banco Central Europeo”, de la “modificación del Tratado de Lisboa” y de propuestas como la “creación de un Comisario de Participación en la Comisión Europea”, que si no hubiera sido redactada por un personal tan docto, pasaría por una broma. Se olvidan, sin embargo, de algo tan elementalmente democrático como exigir un referéndum para que podamos decidir irnos de la UE y el euro.

    Consecuente con su “europeísmo”, el “borrador” se carga, sin mayor explicación, todas las reivindicaciones del programa inicial que tenían un contenido más anticapitalista y de ruptura y peor encajaban con las pautas de juego de la UE. Estas pautas sólo dan para un guiso neokeynesiano moderado, con algún aderezo democrático como iniciativas legislativas populares o presupuestos participativos. En las siete largas páginas que ocupa, el “borrador” no contiene ni una sola mención a la clase trabajadora, aunque mente una y otra vez a la pequeña y mediana empresa. Incluye, en cambio, bellos discursos a la moda con una prosa tal que resulta imposible resistirse a reproducir un fragmento: “reconversión del modelo productivo hacia una economía basada en la innovación que contribuya al bien común teniendo en cuenta criterios éticos y medioambientales y los principios generales del decrecimiento”.

    Con respecto a la Deuda pública, el manifiesto inicial defendía una moratoria de los pagos, una auditoría y dejar de pagar la deuda ilegítima (aunque no se sepa muy bien qué quiere decir esto exactamente). Ahora todo ha quedado reducido a una “auditoría rigurosa e independiente de la deuda pública y privada”. Por supuesto, no hay exigencia alguna de que se cancelen las deudas de Grecia y Portugal.

    De la exigencia inicial de “control del movimiento de capitales, así como la nacionalización de la banca privada” no ha quedado rastro. Ha sido sustituída por la “reorientación del sistema financiero para consolidar una banca al servicio del ciudadano y la pequeña y mediana empresa”, “medidas para democratizar la dirección de las entidades bancarias”, “promoción de la banca ética y cooperativa” y “gobernanza bancaria con participación de la sociedad civil”. Ni siquiera se prohiben las operaciones con los paraísos fiscales: sólo se les aplicaría una tasa (Tobin) con “un tipo agravado”

    También se ha esfumado la “nacionalización y socialización de las empresas energéticas” para conformarse con la “recuperación de la soberanía sobre los sectores estratégicos de la economía” y la “limitación del poder de mercado de las grandes empresas para garantizar la competencia”.

    Ya no se menciona expresamente el rechazo de las privatizaciones de servicios públicos y bienes comunes y su reversión al sector público y se cae del programa la exigencia de prohibición de los despidos en empresas con beneficios. Hasta la batalla para un control social de los grandes medios de comunicación queda reducida a prohibir que “ninguna empresa o grupo pueda tener más del 15% del total de un ámbito comunicacional”.

    http://www.corrienteroja.net/index.php?option=com_k2&view=item&id=1265:podemos-%C2%BFse-rompe-la-esperanza?&Itemid=172

  12. Pingback: Hacer papeles: Hacer programas de partidos políticos se ha parecido a hacer listas de Reyes Magos. | Lejos del tiempo

  13. Pingback: Hacer papeles: Hacer programas de partidos políticos se ha parecido a hacer listas de Reyes Magos. | Lejos del tiempo

  14. Si la toma de la Bastilla ya se ha producido, entonces el Período del Terror está a punto de comenzar, ¿o ya ha comenzado? Y el señor Rendueles, ¿ha sido ya pasado por la cuchilla?

  15. Pasan los años y las décadas y la izquierda, que tanto éxito tuvo escondiendo sus millones de crímenes bajo la alfombra en el siglo pasado, sigue pidiendo sangre. Yo no veo reforma, no veo nada. En el nombre de los miserables, al principio, y en el de la Idea, después, solo quiere sangre.

  16. Pingback: Podemos, el nuevo partido español | Blog de la redacción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s