Espectros del Este

A finales de los años ochenta dos amigos de mi familia ya sexagenarios viajaron por primera vez a la RDA en un viaje organizado por una asociación cultural vinculada al Partido Comunista. Volvieron maravillados, claro. Es más, pasaron una jornada en Berlín occidental que les dejó convencidos de que el capitalismo tenía los días contados. La RFA era Babilonia rediviva. Semejante sentina de consumismo, delincuencia, drogadicción, desigualdad, prostitución y, en general, alienación era evidentemente insostenible, nos explicaron a su regreso. Pocos meses después la RDA se desmoronaba. Una de las más curiosas, y en cierto sentido entrañables, elegías  que se publicaron entonces fue un artículo del novelista Pablo Sorozábal titulado “Elogio sentimental del tanque ruso”. Sorozabal loaba el papel del bloque soviético como dique de contención frente al imperialismo capitalista y se lamentaba de no disponer de unas armas nucleares que regalar a Fidel Castro para que las empleara en beneficio de la paz mundial. Fue seguramente el canto del cisne del leninismo político… Y el inicio del leninismo estético.

sigue leyendo en eldiario.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s